¿Está la Enfermedad de Parkinson’s en las Bacterias del Intestino?

En una nueva investigación publicada en la revista científica CELL investigadores del California Institute of Technology demostraron una conexión entre las bacterias del sistema digestivo y la enfermedad (1). De hecho, la cabeza de la investigación, la Dra. Sarkis Mazmanian dijo “podemos extrapolar de nuestra investigación que las características de la microbiota (bacterias en sistema digestivo) en pacientes de Parkinson’s es diferente a personas saludables.”

Por muchos años hemos hablado de la relación entre el sistema digestivo y el cerebro, y muchos científicos se refieren al sistema digestivo como el segundo cerebro, de hecho, sabemos que casi 100% de la serotonina, el cual es uno de los químicos que nos hace sentir bien, relajados, tranquilos, se produce en el sistema digestivo (y alrededor de 50% de la dopamina también se produce aquí, otro químico súper importante en diferentes aspectos de nuestra vida.) La misma Dra. Mazmanian nos explica en esta investigación que el 70% de las neuronas (células del sistema neurológico) que están fuera del cerebro viven en el sistema digestivo. Esta conexión entre el cerebro y el sistema digestivo ocurre a través del nervio vago.

Uno de los posibles mecanismos en la condición es la inflamación. puesto de manera extremadamente simple, si consumimos regularmente las comidas incorrectas esto crea una alteración en el sistema digestivo o disbiosis, lo cual causará inflamación de bajo grado (muchas veces SIN SINTOMAS) y entonces crea inflamación a su vez en el cerebro (con la conexión del nervio vago), a través de los años esto puede entonces causar condiciones neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson’s.

Esto nos deja saber que cuando el médico dice: “esto no es prevenible” están incorrectos, de hecho, la nutrición es una de las cosas más importantes en la prevención de condiciones neurodegenerativas. Para cuidar tu cerebro: evita azúcares (carbohidratos refinados), eliminar el gluten, el cual se encuentra en TODOS los granos (trigo, avena, arroz, maíz, barley, etc.), eliminar productos lácteos convencionalmente procesados y si se consume lácteos optar por crudos (raw) o por lo menos orgánicos, y aumentar las grasas buenas como el aceite oliva, aceite de coco, mantequilla orgánica, huevos orgánicos, nueces y semillas, etc., ya que tu cerebro es alrededor de 60% grasa.

Referencia:

  1. Microbiota Diurnal Rythmicity Programs Host Transcriptome Oscillations Thaiss, Christoph A. et al. Cell, Volume 167, Issue 6, 1495-1510.e12

Evaluación de la Columna Vertebral y Sistema Neurológico Valorado en $175, SOLO $27

DESCUENTO ESPECIAL