Probióticos, Flora Intestinal y Lesiones del Cordón Espinal

El sistema digestivo es uno de los lugares más importantes en tu cuerpo cuando de salud estamos hablando. En pasados blogs hemos hablado de la importancia de la microbiota o flora intestinal (bacterias buenas en el sistema digestivo) y su rol en diferentes condiciones autoinmunes como; esclerosis múltiple, diabetes tipo 1, y diferentes tipos de artritis y enfermedades crónicas.

Recientemente el famoso “Journal of Experimental Medicine” publicó una investigación que nos explica posibles mecanismos por los cuales la flora intestinal puede ayudar en la recuperación de lesiones en el cordón espinal (1.) Al leer esto pensarás como la mayoría de los médicos piensan: ¿Que tiene que ver el cordón espinal con el sistema digestivo? Esa es la cultura de “reducción” que el modelo médico ha perpetuado y creado toda nuestra vida. Este modelo separa el cuerpo en partes (de aquí el modelo reduccionista), y para cada condición existen especialistas que saben más y más de menos y menos. La realidad es que el cuerpo humano no trabaja por partes separadas, sino que es modelo de funcionamiento holístico, todo afecta todo. Es por esto que muchos medicamentos a pesar que pueden reducir tus síntomas, raramente te curan (ejemplo, medicamentos para la hipertensión y la diabetes.)

El Dr. Phillip G. Popovich del famoso Center for Brain and Spinal Cord Repair en Ohio State University investigó ratas con daño en el cordón espinal y su grupo de investigadores notó que las ratas con mayor alteración en la flora intestinal, condición conocida como disbiósis, tuvieron una recuperación pobre de la lesión del cordón espinal, esos que tenían una mejor composición de bacterias en el sistema digestivo tuvieron una mejor recuperación. Lo interesante fue que cuando los sujetos lesionados en el cordón espinal se les administró probióticos (suplementos de cepas de bacterias positivas para nuestra salud) la recuperación fue mucho mejor y más rápida.

Uno de los posibles mecanismos que causa esto es la activación de las células T del sistema inmune, las cuales son un tipo de célula del GALT o sistema inmune asociado en sistema digestivo (por sus siglas en Inglés), estas células son activadas por los probióticos y reducen la inflamación, esto a su vez puede reducir el daño excesivo de la lesión. Adicionalmente los probióticos pueden mejorar el proceso de sanación al secretar moléculas y factores que promueven crecimiento neuronal.

Ya sabes la próxima vez que el médico diga: “la dieta no importa, come lo que sea” está incorrecto ya que lo que pones en tu cuerpo mejora o destruye directamente la microbiota o flora intestinal, la cual afecta todo el cuerpo.

¿Quieres estrategias para mejorar tu flora intestinal o tienes condiciones médicas que no mejoran? El próximo Lunes 5 de Diciembre del 2016 tendremos nuestro último seminario avanzado del año: “¿Enfermo y Cansado de Estar Enferma y Cansada? Tu Sistema Digestivo Tiene la Solución.”  Espacios limitados, reserve el suyo llamando al 787-961-3809 o visitando www.vitaldiadwellness.com

 


Referencia:

  1. Kristina A. Kigerl, Jodie C.E. Hall, Lingling Wang, Xiaokui Mo, Zhongtang Yu, Phillip G. Popovich. Gut dysbiosis impairs recovery after spinal cord injury. The Journal of Experimental Medicine, 2016; jem.51345 DOI: 10.1084/jem.20151345

Evaluación de la Columna Vertebral y Sistema Neurológico Valorado en $175, SOLO $27

DESCUENTO ESPECIAL